Search billions of records on Ancestry.com
   
Antepasados Esclavos




division


Pasos para la búsqueda

Sylvia Zavala Trías
Antes de comenzar a explicar cómo he ido realizando la búsqueda de mis antepasados, tengo que reiterar que lo que me interesa es rescatar del olvido aquellos a quienes, por haber sido esclavos, nadie en la familia conoce sus nombres ni circunstancias. A pesar de que en las fotos familiares antiguas se observaba que mi bisabuela y su hermana eran mulatas, nunca se mencionaba la posibilidad de que ellas o su madre hubieran sido esclavas. De hecho, nuestro apellido, Trías, es el que tomaron de los amos. Esa es la clase de dato que todos los puertorriqueños debemos tomar en cuenta al construir el árbol genealógico porque, si los antepasados fueron esclavos, el apellido familiar no necesariamente tiene relación con gente en Europa.

Todavía me falta mucho por hacer, pero para los que tienen la misma inquietud que yo, he aquí los pasos (más bien zigzagueantes) que he seguido en la búsqueda en documentos del siglo 19 para lograr llegar hasta ellos.

  1. Entrevistar a los familiares de más edad, anotando todos los nombres, apellidos, fechas y lugares específicos (barrio, calle, vecinos) que recuerden de las historias que les hacían sus padres o abuelos.


  2. Con esa información, localizar en los protocolos notariales del pueblo los apellidos. Los protocolos están disponibles en el Archivo General de Puerto Rico en San Juan.


  3. En los protocolos debemos prestarle especial atención a los testamentos donde aparecen los esclavos como bienes, las ventas de esclavos, las cartas de libertad y las ventas con pacto de retro (que muchas veces se refieren también a la venta de esclavos). En estos documentos buscaremos los nombres que conocemos.


  4. Al encontrar un nombre conocido, podemos copiar el récord completo. En los testamentos son importantes los siguientes datos: nombres de todos los esclavos y de los familiares del testador, lugares mencionados y fechas. En las ventas de esclavos y las cartas de libertad encontramos una descripción del esclavo en cuanto a edad aproximada, origen, oficio, y, a veces, los dueños anteriores.


  5. Una vez podamos determinar el apellido del dueño de nuestros familiares, entonces pasamos a buscar los censos españoles de esos años. Los censos de Ponce se encuentran en su Archivo Municipal. Aquí encontraremos datos personales, tales como edad, origen, ocupación. Algunos censos incluyen el parentesco entre los esclavos.


  6. Si, de acuerdo a la edad en el censo (que depende de la memoria del informante), el nacimiento ocurrió en una fecha en que existen registros parroquiales, buscamos la partida de bautismo. En el caso de los archivos de Ponce, los libros previos a 1850 se quemaron y aún los que existen están incompletos o ilegibles.


  7. Debemos tomar en consideración también el hecho de que los nombres que se le dan al bebé en la partida de bautismo pueden variar del nombre con que se conocen en la familia. Son importantes entonces las fechas (nacimiento y bautismo) y los nombres de la madre, el dueño, los abuelos y los padrinos para establecer que es la persona que estamos buscando.


  8. Podemos buscar información en los libros de Entierros de los archivos parroquiales si tenemos una fecha aproximada de su muerte o si perdemos el rastro después de cierta fecha.


En mi caso, estos pasos los tuve que repetir una segunda vez ya que al encontrar a mi tatarabuela (nadie en mi familia la conocía) su apellido era diferente porque perteneció a otra familia. Es por eso, que en la página de Relación de esclavos ofrezco los nombres de todos los esclavos que he encontrado hasta ahora y sus respectivos dueños en diferentes fechas.

Me ayudó mucho también, para la reconstrucción de la historia familiar, leer sobre la historia del pueblo y la institución de la esclavitud.

Espero que luego de leer todo lo anterior, aún estén interesados en comenzar (o continuar) la búsqueda. Usualmente es una tarea que toma varios años en realizarse, pero vale la pena.

inicio

Última actualización 17 marzo 2004.