Search billions of records on Ancestry.com
   

Elogia a Dora
nació el 3 de octubre de 1921
falleció el 30 de octubre de 1999
Laredo, Tejas

Dora fue una mujer fuerte, cariñosa, y valiosa.

Dora fue mi amiga. Por más de 28 años me trató como si yo fuese su hijo, a pesar de que sólo fuí su yerno.

Como esposa fue trabajadora, hogareña, y fiel a Emeterio.

Como madre fue moderna; pero tradicional, pues en su casa siempre rezaba el rosario, veneraba a sus estampas religiosas, y mantenía una veladora encendida al Sagrado Corazón.
Como madre fue independiente; pero fuertemente atada a sus 2 hijos, sus 3 hijas, y a sus 10 nietos.

La casa de Dora fue un oasis para sus hijos y sus nietos. Como toda buena madre, Dora se desvelaba cuando un hijo se dilataba en regresar de algún paseo. Al regresar, el hijo sabía que lo primero que oiría sería la frase, "Qué bonito!". Después vendrían regaños de mortificación que parecían decir "Hijo, sufro cuando temo que estás en peligro".

Como abuelita, fue cariñosa, pero sin mimar; tolerante, pero recta; paciente, pero fija. Dora será extrañada por sus 10 nietos.

  1. Javier se acordará de las firmes regañadas con amor y cariño que le dió Dora cuando él se sentía rebelde.
  2. César se acordará de los veranos que pasó con Dora, y como lo introdujo al pan dulce.
  3. Lupita se acordará como le cortaba el cabello a Dora.
  4. Clarisa se acordará como Dora le conseguía lo que necesitaba sin que Clarisa lo pidiera.
  5. Julio se acordará como Dora podría ser estricta pero con cara dulce y de buen humor.
  6. José se acordará que una visita a la casa de Dora era un día de vacaciones.
  7. Gerardito, Josué, y Alejandro no se acordarán de las caricias de Dora pues han vivido muy lejos.
  8. Y Mónica aún está muy chica para entender por que la inclemente y abusiva vida le robó a su abuelita.

La vida tiene una regla inviolable: Nuestra madre disfrutará en vida al vernos nacer; nosotros los hijos sufriremos en vida al ver morir a la madre que nos dio a luz!

Al perder a Dora, Antonio, Gerardo, y las tres hermanas han perdido el centro de su familia. Ahora el centro de la familia serán las 3 hermanas Yolanda, Rosario, e Imelda. Se necesitarán 3 mujeres para ocupar el lugar que Dora ocupó solita.

Nosotros los hijos llevaremos a Dora como parte fundamental de nuestras vidas. En cada uno de nosotros sequirá viviendo aquella viejecita que nos castigó y nos protegió de la vida; nos extrañó al ausentarnos y nos amó sin medida; nos corrigió y nos hizo reír enseguida.

Por 78 años, la vida la acobijó de penas; la atormentó con preocupaciones; y la enganó con desiluciones. El viernes pasado, su cuerpecito quedó rendido de lidiar con los años y batallar con la injusta vida. Nuestro señor la tomó de la mano y la llevó en un viaje largo y sereno.

En la presencia de nuestro señor, Dora ruega por nosotros. Y aquel de nosotros que no cumpla con lo que ella espera de nosotros, tendrá que saldar cuentas con ella, cuando a nosotros nos toque ese viaje largo y sereno.

Por ahora, el cuerpecito de Dora está tranquilo. Su alma está con nosotros. Su alma es fuerte, cariñosa, y valiosa. Descanza en paz mi amiga Dora.